Principios cooperativos

Los Principios Cooperativos constituyen un marco de valores que orientan a todas las cooperativas del mundo. Se aprobaron por los miembros de la Alianza Cooperativa Internacional –ACI–.

PRIMER PRINCIPIO: Adhesión voluntaria y abierta

Las cooperativas son organizaciones voluntarias, abiertas a todas aquellas personas capaces de utilizar sus servicios y dispuestas a aceptar las responsabilidades de ser socio/a, sin discriminación de género, raza, clase social, posición política o religiosa.

SEGUNDO PRINCPIO: Gestión democrática por parte de los socios

Las cooperativas son organizaciones gestionadas democráticamente por los/as socios/as, que participan activamente en la fijación de sus políticas y en la toma de decisiones. Los hombres y mujeres elegidos para representar y gestionar las cooperativas son responsables ante los/as socios/as.

En las cooperativas de primer grado, los/as socios/as tienen iguales derechos de voto (un/a socio/a, un voto), y las cooperativas de otros grados están también organizadas de forma democrática.

TERCER PRINIPIO: Participación económica de los/as socios/as

Los/as socios/as contribuyen equitativamente al capital de su cooperativa y lo gestionan de forma democrática. Una parte al menos del capital aportado es propiedad común de la cooperativa. Normalmente, las personas socias reciben una compensación, limitada al capital entregado como condición para pertenecer a la cooperativa.

La Asamblea puede asignar los excedentes a todos o a alguno de los siguiente fines:

– desarrollo de la cooperativa, mediante el establecimiento de reservas, una parte de las cuales al menos es de carácter irrepartible;

– a las personas socias, en proporción a sus operaciones con la cooperativa;

– al apoyo de otras actividades, aprobadas por los/as socios/as.

CUARTO PRINCIPIO: Autonomía e independencia

Las cooperativas se basan en los valores de ayuda mutua, responsabilidad, democracia, igualdad, equidad y solidaridad, siguiendo la tradición de sus fundadores. Sus miembros creen en los valores éticos de honestidad, transparencia, responsabilidad social y preocupación por los demás.

QUINTO PRINCIPIO: Educación, formación e información

Las cooperativas proporcionan educación y formación directa a los/as socios/as, a las personas elegidas como sus representantes, a las directivas y a los/as empleados/as, para que puedan contribuir de forma eficaz al desarrollo de sus cooperativas.

Informan al gran público, especialmente a la juventud y a las personas líderes de opinión, de la naturaleza y los beneficios de la cooperación.

SEXTO PRINCIPIO: Cooperación entre cooperativas

Las cooperativas sirven a sus socios lo más eficazmente posible y fortalecen al movimiento cooperativo trabajando conjuntamente mediante estructuras locales, nacionales, regionales e internacionales.

SÉPTIMO PRINCIPIO: Interés por la comunidad

                Las cooperativas trabajan para conseguir el desarrollo sostenible de sus comunidades º                mediante políticas aprobadas por sus socios/as (Responsabilidad Social).