Albicin S. Coop. viene sufriendo una difícil situación nada deseada por su parte, derivada por la supuesta finalización del periodo de gestión de la Residencia de Mayores de Masueco de la Ribera.
El contrato de adjudicación establece un periodo de seis años, contemplando la posibilidad de una prórroga. Un Decreto de Alcaldía determinó que no se aplicara dicha prórroga, sin considerar con la Empresa Cooperativa los motivos de esta decisión. Ello motivó que Albaicin S. Coop. elevara un escrito conminando al Ayuntamiento a una reunión tanto para conocer los motivos de dicha decisión como para explorar, en su caso, puntos de entendimiento al objeto de poder aplicar la prórroga, habida cuenta que los usuarios manifestaban su deseo de que continuara la empresa Albaicin al frente de la gestión al considerar correcto y bueno el servicio que estaban recibiendo. Al tiempo que hacía saber a la Alcaldía que el procedimiento correcto era que tal decisión debía tomarla, en su caso, el Órgano de contratación (en este caso el Pleno del Ayuntamiento) y no la Alcaldía.
Ante la falta de respuesta, finalmente Albaicin S. Coop. haciendo valer, a su juicio, los derechos legales que le asisten presentó el recurso pertinente.
Albaicin no solo no encontró la receptividad esperada tanto al escrito de buenas intenciones referido como al propio recurso, sino que pudo comprobar que, tras la celebración de un pleno, se decidió sacar a concurso la gestión de la residencia mediante un procedimiento urgente de negociado sin publicidad, invitando a varias empresas a concursar en las que no se incluía a Albaicin S. Coop..
Ante tal situación, Albicin S. Coop., enterada de este proceder, decidió concursar presentando en tiempo y forma su propuesta conforme las bases establecidas por el Ayuntamiento. Pero a última hora, al parecer, la Corporación municipal decide gestionar directamente la Residencia devolviendo las propuestas presentadas.
El descontento generalizado de los familiares de las personas mayores atendidas está provocando que algunos residentes hayan optado por abandonar la residencia, lo que perjudica claramente a la Cooperativa al mermar temporalmente sus ingresos ya que, en atención a los ancianos, se ha comprometido a seguir gestionando y dando el servicio, en tanto el Ayuntamiento no resuelva la situación. Ello significa que, en coherencia con los principios cooperativos, es una empresa sensibilizada con la problemática comunitaria local. ¿Qué hubiera pasado si este caso ocurriera con una empresa ordinaria de capital?. Probablemente los ancianos habrían quedado en la calle.
Ante esta situación los familiares de las personas residentes convocaron una manifestación el día 6 de agosto, siendo un éxito reivindicativo del que se han hecho eco los medios de comunicación principalmente la prensa local, entre los que pueden destacarse: